Qué son los préstamos con garantía hipotecaria en México y como pedirlos

inmueble en propiedad

En momentos de la vida en los que necesitas una cantidad importante de dinero para cubrir algún gasto o realizar una inversión, es normal preguntarse por maneras para conseguirlo. Hoy en Credy te hablamos una de ellas: los préstamos con garantía hipotecaria en México. 

¿Cómo funciona un préstamo con garantía hipotecaria?

Antes de comenzar a explicar que son los préstamos con garantía hipotecaria en México es necesario diferenciarlos de un préstamo hipotecario. Mientras que el segundo es una cantidad de dinero que se pide prestada con el fin de adquirir una vivienda, los que vamos a tratar en este post no tienen por qué tener ese fin.

En los préstamos con garantía hipotecaria, los clientes reciben una cantidad de dinero que les proporciona una entidad y ponen como garantía de pago una propiedad inmobiliaria que tienen a su nombre.

En otras palabras, si el cliente no cumple con la devolución en las condiciones y plazos estipulados, la entidad puede quedarse con su vivienda. Esto puede llamarse también “avalar con una propiedad”, siendo el aval la vivienda en cuestión.

Probablemente la finalidad más común de solicitar este tipo de préstamos es la de refinanciar deudas, aunque también se usan para la realización de reformas en las casas, montar negocios desde cero, pagar la aceptación de una herencia o paralizar un embargo.

La contratación de este tipo de servicio suele diferenciarse en 4 pasos que tienen una duración total de aproximadamente dos semanas:

El primero es la solicitud del préstamo. Esta normalmente puede realizarse de forma online y deben ser indicados el plazo y la cantidad necesaria.

Después de ello, el prestamista hace un estudio del perfil del prestatario, analizando si la petición es viable. Este paso del proceso suele llevarse a cabo en un plazo que oscila entre las 24 y 48 horas.

En caso de que la entidad lo vea factible, procederá a la tasación de la vivienda para establecer una cantidad de dinero que pueden darte con tu inmueble como aval.

Por último, en caso de que las dos partes estén de acuerdo se procede a la firma del contrato ante notario.

Para pedir préstamos con garantía hipotecaria en México la documentación que se solicita para comenzar los trámites puede variar en función del prestamista.

Generalmente, es necesario mostrar un documento de identificación vigente ya sea un INE, pasaporte, cédula profesional o cartilla militar. Además, hay que acreditar los ingresos mensuales, normalmente mostrando las nóminas, así como un documento en el que se indique que el prestatario es el dueño de la vivienda usada como aval.

Una vez realizados los trámites, como ya hemos comentado, se firmará un contrato en el que se establezcan los plazos, el importe mensual a devolver y los intereses.

Requisitos de una vivienda para servir de garantía

Cualquier inmueble no puede ser un aval para los préstamos con garantía hipotecaria en México. Estos deben cumplir una serie de condiciones específicas.

Debido a que se realiza una tasación de la vivienda, factores los años que tenga, donde se ubique o su estado de conservación influyen en la cantidad de dinero que puede ser concedida. Otro aspecto que afectará a este importe será el historial crediticio de la persona.

Otra cosa a tener en cuenta es que el banco no ofrece un importe como el valor total del inmueble, sino que presta un equivalente al entre el 50% y 70%.

En México, generalmente, las viviendas para esta función suelen tener un valor de entre 1 o 2 millones de pesos y la escritura debe estar inscrita en el Registro Público de la Propiedad, con los gastos como la luz, el agua o el gas pagados debidamente.

prestamo para reforma

Ventajas e inconvenientes de un préstamo con garantía hipotecaria

Como todo en la vida, los préstamos con garantía hipotecaria en México tienen sus cosas buenas y sus cosas malas y a lo largo del siguiente punto las iremos estudiando.

Pros de los préstamos con garantía hipotecaria

Las principales ventajas que tienen es que permiten obtener cantidades grandes de dinero con unos plazos para su devolución más amplios que en otros tipos de financiación. Este es además el único tipo de préstamo que puede ser concedido aunque el prestatario esté en una lista de morosos.

Por otro lado, puedes seguir viviendo en el inmueble que hayas establecido como aval mientras continúas pagando el dinero a devolver.

Además de todo lo mencionado anteriormente, muchos de estos préstamos toleran algún periodo de carencia, es decir, un tiempo en el que quedas exento de abonar alguna de las cuotas. Esta carencia puede darse tanto al principio, nada más conceder la cantidad acordada, como en algún otro momento del periodo de la deuda.

Contras de los préstamos con garantía hipotecaria

El principal inconveniente de los préstamos con garantía hipotecaria en México es el que hemos nombrado anteriormente: si no se paga, puedes perder tu vivienda. Además, esta solo sirve de aval si está 100% pagada o en un porcentaje muy elevado.

Los intereses en este tipo de financiación tienden a ser elevados y fijos mensualmente. Asimismo, es necesario pagar comisiones y gastos de gestión por servicios como la tasación del inmueble.

Debido a esta serie de desventajas de este tipo de préstamos, sobre todo el riesgo elevado de perder la propiedad, no se recomienda solicitarlos a no ser que se necesiten grandes cantidades de dinero.

En caso de necesitar liquidar deudas pequeñas, se recomienda acudir a préstamos más sencillos.

que es un aval

Tras analizar el funcionamiento, las ventajas e inconvenientes y los pasos a seguir para contratarlos, si tienes más dudas acerca de los préstamos con garantía hipotecaria en México, ponte en contacto con nosotros y la resolveremos con gusto.

Además, si necesitas solicitar un préstamo en 3 sencillos pasos en Credy te ofrecemos muchas posibilidades.

Si quieres saber más sobre financiación o ahorro, puedes consultar los siguientes artículos publicados en nuestro blog:

¿Qué estas esperando? ¡Obtén tu dinero en poco minutos!

¡Consigue tu dinero ya!